¡Añádeme a tu Google Reader!

Así recibirás automáticamente las actualizaciones.

Add to Google

Monday, August 4, 2008

Los mensajeros de Cristo - Parte I

El cristianismo... ¿se fundamenta sobre los dichos de los apóstoles o sobre los dichos de Jesús?

Parece ser que después de que Jesús murió, su dichos perdieran cierta prominencia y salieran del rol principal de la escena espiritual entre los primeros cristianos y todo gracias a lo que los tanto apóstole y profeta se puso a hablar en su nombre a lo largo de los siglos posteriores.

No es difícil de imaginar. Jesús ya no estaba, los apóstoles eran lo únicos sobrevivientes que le habían visto y oído directamente y por ende los responsables de transmitir sus dichos al pie de la letra. A su vez, los apóstoles transmitieron las enseñanzas recibidas mas sus propias impresiones –lo que es natural hacer- a algunos que estaban con ellos y que ya para ese tiempo no habían llegado a ver a Jesús. Posteriormente, para muchos otros cristianos en lugares remotos, su fe estaría a merced de que tales “ayudantes de apóstol” les contaran lo que apóstoles habían dicho, que Jesús había dicho.

¿Parecía ser un camino bastante largo para que un mensaje que se hacia cada vez mas lejano en el tiempo llegara intacto a los nuevos oyentes?

Es interesante notar que el apóstol Pablo hasta llegó incluso a tomarse la libertad -en un par de veces- de hablar de su propia iniciativa al dar consejo a otros sobre el cristianismo, veamos:

(1 Corintios 7:12) “. . . Pero a los demás digo —sí, yo, no el Señor—. . .”
(1 Corintios 7:25) “. . . Ahora bien, respecto a vírgenes no tengo mandamiento del Señor, pero doy mi opinión. . .”

¿Qué haría un grupo de nuevos creyentes, que solo depende de lo que cuenta uno que simplemente oyó hablar del Señor a través de terceros?

Sin duda, debido que todos llegamos a ser “mensajeros” de la enseñanza de Jesús, compartimos la gran responsabilidad de no añadirla ni quitarle nada a ella.

En el par de veces mostrado anteriormente, Pablo falló en mantenerse leal a lo que debía transmitir y comenzó a “vender verduras de su propia cosecha”. Desde luego que la Biblia no solo muestra buenos ejemplos para observar, sino tambien malos ejemplos para evitar.

¿Cómo han actuado los “mensajeros”, “apóstoles” y “profetas” del día de hoy en cuanto a esto?

¡Añádeme a tu Google Reader!

Así recibirás automáticamente las actualizaciones.

Add to Google