¡Añádeme a tu Google Reader!

Así recibirás automáticamente las actualizaciones.

Add to Google

Friday, June 13, 2008

¿Más pruebas contra el 607 a.C.?

Parece que nuevos descubrimientos arqueológicos siguen hundiendo mas aún los pilares doctrinales de la watchtower.

Jeremías 39:2,3 "En el año undécimo de Sedequías, en el mes cuarto, el día nueve del mes, se abrió brecha en la ciudad. Y todos los príncipes del rey de Babilonia procedieron a entrar y sentarse en la Puerta del Medio, [a saber,] Nergal-sarézer, Samgar-nebo, Sarsekim, Rabsarís, Nergal-sarézer el Rabmag y todos los demás príncipes del rey de Babilonia."

Por la inscripción en una tablilla cuneiforme en la que se está trabajando en el Museo Británico, se confirma la existencia de un oficial babilónico relacionado con la caída de Jerusalén que se menciona en el libro de Jeremías. El importante descubrimiento ha sido llevado a cabo por el asiriólogo Michael Jursa mientras examinaba una tablilla de barro con caracteres cuneiformes. El documento data del décimo año de Nabucodonosor II (595 a.C.), y nombra a un oficial babilónico, Nebo-Sarsekim, quien se encontraba presente en el sitio de Jerusalén en 587 a.C. con Nabucodonosor mismo, según muestra el capítulo 39 del libro de Jeremías. La tablilla confirma así la existencia histórica de esa figura bíblica. Es muy raro que pueda hallarse evidencia en fuentes no bíblicas de individuos que no sean reyes.
Se describe a Nebo-Sarsekim en el libro de Jeremías como el 'jefe de los eunucos' aunque el título se traduce también como un 'gran oficial' (Jeremías 39:3, Nueva Versión Internacional). La tablilla muestra que su nombre se pronunciaba realmente como Nabu-sharrussu-ukin, y le dá también el mismo título, 'jefe de los eunucos' en escritura cuneiforme, confirmando por tanto la exactitud del registro bíblico.
El descubrimiento subraya la importancia del estudio de la escritura cuneiforme. La colección del Museo Británico contiene unas cien mil tablillas, las cuales son examinadas diariamente por eruditos de todo el mundo. Leer y tener que unir piezas a veces fragmentadas, es una labor lenta y meticulosa, pero las tablillas cuneiformes son nuestra única oportunidad de poder obtener conocimiento de ese decisivo periodo de la historia humana. Otros descubrimientos que han tenido lugar mientras se examinaban tablillas son una versión asiria del diluvio registrado en el Antiguo Testamento, observaciones del Comenta Halley o incluso reglas de un juego de mesa muy antiguo.
El Dr. Jursa, profesor asociado de la universidad de Viena, ha estado estudiando tablillas en el Museo Británico desde 1991. Sobre este descubrimiento dice:
"Normalmente, leer tablillas babilónicas es laborioso pero también satisfactorio: hay todavía mucha información nueva por descubrir. Pero el haber encontrado algo como esta tablilla, donde vemos a una persona que se menciona en la Biblia efectuándo un pago diario en el templo de Babilonia e indicando la fecha exacta, es algo realmente extraordinario."
Irving Finkel, investigador asistente en el departamento del Medio Oriente del Museo Británico comenta: "Las tablillas cuneiformes pueden parecer todo lo mismo, pero a veces contienen tesoros. Por ejemplo, una transacción comercial puede convertise en un testigo privilegiado de un punto decisivo en la historia del Antiguo Testamento. Y esta tablilla que se ha encontrado merece ser famosa."
Para más información, contactar con Hannah Boulton al teléfono +44 (0)20 7323 8522 o el email hboulton@thebritishmuseum.ac.uk

http://www.britishmuseum.org/the_museum/news_and_press_releases/press_releases/2007/biblical_archaeology_find.aspx

9328737@gmail.com

1 comment :

abadon said...

la lucha de poderes siempre fue el problema desde los apostoles aun cuando jesus estaba con ellos, cuantas veces los reprendio y les dio lecciones de humildad, quizas halla nuevamente que lavarles los pies al cuerpo gobernante ¿pero quien lo hara?.

¡Añádeme a tu Google Reader!

Así recibirás automáticamente las actualizaciones.

Add to Google